El periné, ese gran aliado

Empezamos el ciclo Yoga, Periné y Movimiento con Ingrid Arnal, os dejamos sus palabras como invitación a que os acerquéis a conocer a este gran aliado y deje de ser un desconocido:

 

Y muchxs os preguntareis, ¿Qué es el periné? Por suerte, cada vez somos más lxs que sabemos acerca de nuestro cuerpo, y más concretamente sobre este “lugar de ahí abajo”. Pero todavía queda mucho camino por recorrer y muchos cuerpos que habitar. Así que vamos a ponerle nombre, periné. También llamado suelo pélvico. 

“Lo que no se nombra, no existe”

Hasta hace bien poco, este lugar estaba totalmente en la sombra. Y ¡qué decir de nuestro querido clítoris!

Para tener algunos datos acerca de esto, por ejemplo, hasta mediados del S. XX, no hubo ningún estudio relacionado con el clítoris, y no fue hasta el año 1998 que se estudió su anatomía en toda su plenitud ¡y esto fue antes de ayer!

Así que, hablemos sobre el periné, ese gran aliado. 

El periné, es un lugar del cuerpo donde conviven músculos, ligamentos, cuerpos eréctiles, nervios, aponeurosis, vísceras, vasos y orificios, y que está situado en la base de la pelvis. 

Esta zona hace de sostenedor por la parte inferior de la pelvis. 

Es un lugar de paso, y está atravesado, (en el periné femenino), por tres orificios: uretra, vagina y ano. 

El periné, pese a su invisibilidad, es un lugar de suma importancia en la vida de la mujer. El cuerpo de la mujer y el periné están en continuo cambio y evolución. Cambios que van ocurriendo a través de; los ciclos sexuales femeninos (menarquia, ciclos menstruales y plenopausia),  los ciclos sexuales/ reproductivos (embarazo, parto y post- parto), las relaciones sexuales, o las diferentes experiencias y praxis al que se le expone. 

Es un lugar poderoso para la vida y el placer, y es de vital importancia tener un periné sano para gozar de una plena y buena calidad de vida.

Son muchas las mujeres que viven en silencio el deterioro y/ o dejadez de esta área, pese a tener dificultades en su vida diaria. Pueden ser muchas las dificultades, desde una pequeña incontinencia, (con que caiga una gotita ya es suficiente), a   dolor y/o insatisfacción en las relaciones sexuales, poca sujeción de los órganos (vejiga, útero y recto), pesadez en el bajo vientre, diferentes tipos y grados de prolapsos, u otras disfunciones relacionadas con el periné, como estreñimiento, hemorroides,  dismenorrea, vaginismo, anorgasmia… etcétera. 

Por eso, es urgente y necesario que se hable más y mejor sobre el periné, y de todo lo que habita en la zona. 

Tener una educación sexual actualizada, visibilizarlo más,  despojarse de tabúes, e instruir en un trabajo preventivo y holísitico desde temprana edad, es clave para una sociedad donde las mujeres no se tengan que poner una compresa porque “se mean de la risa”. 

Pero me gustaría ir más allá, no basta con tener información, es necesario llevarlo al cuerpo, tomar conciencia, movilizarlo, jugar con él,… reconciliarnos con él. Darnos cuenta de qué es, cómo funciona y cómo nos puede beneficiar en nuestras vidas. 

Afortunadamente, cada vez son más las mujeres que toman las riendas de sus cuerpos/ vidas, y se animan a sumergirse en trabajos de auto- conocimiento, auto- exploración y auto- cuidado relacionados con el periné. 

La prevención es la mejor medicina.

Y así, con sumo respeto y humildad, me gustaría aportar mi granito de arena invitandoos a hacer un viaje de acercamiento (un saludo) al periné. 

¿Me acompañas?

Ingrid Arnal

Profesora de Yoga, Periné y Movimiento