Mejoremos nuestro equilibrio interno tras las fiestas

Después de estos días de desajuste en nuestra vida tanto en el buen sentido como en el nocivo para con nuestra salud habremos de darnos cuenta de que necesitamos volver a nuestra rutina.
Los hábitos cotidianos en la alimentación y los ritmos vitales no hacen sino regular nuestro medio interno que es lo que finalmente nos va a hacer seguir hacia adelante con mayor calidad de vida.
Un concepto básico para entender esto es la #homeostasis.
 
Esto es el equilibrio de un medio interno. El organismo realiza respuestas adaptativas con el fin de mantener la salud. Los mecanismos homeostáticos actúan mediante procesos de retroalimentación y control. Cuando se produce un desequilibrio interno por varias causas, estos procesos se activan para reestablecer el equilibrio.
 
Hay básicamente dos tipos de mecanismos homeostáticos efectores:
1) Vías nerviosas (impulsos nerviosos)
2) Vías endocrinas (hormonas)
 
Algunos ejemplos de regulación mediante vías nerviosas serían la regulación de la presión arterial en los mamíferos en general y en el ser humano en particular y la regulación de la concentración de oxígeno y de CO2 en la sangre en los mamíferos.
 
Otros ejemplos de regulación mediante vías endocrinas serían la regulación de la concentración de glucosa en sangre, la regulación de las relaciones entre hidratos de carbono, proteínas y grasas y el control de los efectos de la alimentación y del ayuno en el cuerpo.
Hay también procesos en los que actúan homeostáticamente nervios y hormonas al mismo tiempo como son la regulación de la obtención de energía a partir de los alimentos (energía química) y la regulación de la temperatura interna del cuerpo.
 
La mayoría de los sistemas homeostáticos complejos de nuestro cuerpo se gestionan mediante una glándula del cerebro llamada hipotálamo.
Por esto es recomendable buscar una buena disposición estructural de nuestro organismo para que unido a la vuelta a los buenos hábitos, mejoren nuestra homeostasis.