Osteopatía y la glándula timo

Como padre de familia veo que, durante estos momentos del año en los que el frío nos acompaña, diferentes virus y bacterias se propagan por las escuelas dejando un reguero de niños y niñas enfermos. Las familias generalmente se ven abrumadas por situaciones en las cuales las criaturas no remontan y recaen varias veces.

Al margen de llevar nuestr@s niñ@s al médico y hacerles tomar todo tipo de medicamentos, a menudo no sabemos qué más podemos hacer para ayudar a mejorar su estado de salud. Nuestro papel puede incidir en la pronta recuperación y con mayor calidad de esta siguiendo varios consejos.

Uno sería cuidar bastante la alimentación, en estos momentos y en general. No abusar del azúcar, restringiéndolo lo más posible, buscar alimentos ecológicos y en el que el trato a los animales se haya cuidado, beber mucho líquido (agua, infusiones, zumos naturales).

Otro consejo que proviene de la Osteopatía y que personalmente, me ha funcionado de manera muy eficaz es el bombeo del timo. La glándula timo es un órgano principal del sistema linfático, situado en el mediastino cuya función principal es promover el desarrollo de las células específicas del sistema inmune llamadas linfocitos T. Estos son glóbulos blancos que protegen contra organismos extraños (bacterias y virus) que han logrado infectar el cuerpo. La función del timo es la de madurar y diferenciar los linfocitos T provenientes de la médula ósea. Desde la infancia hasta la adolescencia, el timo es relativamente grande en tamaño. Después de la pubertad, el timo comienza a disminuir en tamaño y sigue disminuyendo con la edad. Por esta razón el trabajo con está glándula en situaciones previas a la enfermedad o durante esta es muy recomendable y con asombrosos resultados.

Oliver Fernández

Osteópata