Quietud y silencio

En las Artes-Sanas que practico:  Chi Kung, Shiatsu y  Danza, el silencio y la parada son tan importantes como el movimiento, cruciales para que acontezca otra cosa, otro ritmo, otro movimiento, otro estado…en definitiva son la oportunidad de un cambio.

Comparo el movimiento con el lanzamiento de una piedra al agua y la parada con la repercusión que este movimiento causa, las ondas producidas por la vibración.

Si lanzo piedras constantemente no puedo distinguir el movimiento de la onda ni voy a sentir esa vibración que llega sin esfuerzo. Por eso escuchar ese silencio, ese aparente no tiempo de la parada, tiene un sabor especial.

El pensamiento también emite una vibración, por eso invito a la presencia. Pensar en cualquier otra cosa o valorar lo que acabo de hacer, es como quitarme el pelo de la cara o  arreglarme la ropa, llamadas a otro lugar en el que la onda anterior deja de vibrar.

¿Y qué ocurre si permanezco presente  hasta que las ondas se paren? ¿Cuándo ese movimiento involuntario se detiene? ¿Y si soy capaz de simplemente observar? Probablemente emerja un suspiro de las profundidades de mis tejidos agradeciendo este espacio/tiempo y  el nuevo movimiento nazca desde otro lugar.

No se trata de no hacer nada,  sino de dejar que ocurra aquello que tenga que ocurrir, con la curiosidad de una niña.

Carmen Porras. Mi Cuerpo Habla

Danza, Chi Kung y Shiatsu

Puedes llamarme si quieres consultar sobre mis clases: 618 113 189